Oración

“Padre Eterno, en el Nombre de tu Hijo Jesucristo me presento delante de ti. Con tu Santo Espíritu, con su Divina Luz, ilumíname y descubre Señor las heridas que hay en mi corazón, sáname Señor, que tu misericordia me invada, te doy gracias por mi existencia, tu me haz creado, dígnate acompañarme en el itinerario de mi vida, desde el comienzo de mi concepción hasta el momento presente. Sáname Señor de toda herida que haya alcanzado mi corazón emocional, que haya afectado mi sensibilidad, mi memoria, mi imaginación, mi voluntad, mi alma, mi cuerpo, mi ser, libérame de toda atadura, de todo lo que me tenga esclavo. Deseo ser libre para poder entregarme alegremente a ti Señor: en mente, cuerpo, alma, espíritu y corazón, con todos mis sentidos, con todo mi ser, con todo lo que soy, con todo lo que hago, con todo lo que tengo, tuyo soy, te pertenezco y en ti confío. Amén.-

Cristo en la cruz